Técnicas de Limpieza

¿Cómo limpiar un calentador de gas butano?

Limpiar un calentador de gas butano y filtros de campañas

Hoy en nuestro blog queremos explicar paso a paso cómo limpiar una caldera de gas butano. No es tan difícil si sigues nuestras instrucciones. También mencionaremos algunos temas relacionados que seguramente también le serán útiles. Saber cómo limpiar una caldera de butano te ayudará a ahorrar combustible y dinero. Todo ello sin renunciar al confort térmico de seguir disfrutando del agua caliente de sus grifos y duchas en toda su vivienda.

Hay que tener en cuenta que todavía hay muchos hogares sin acceso al gas natural, y como alternativa más económica, el gas butano es una buena opción. Así que sigue leyendo y aprende a llevar a cabo la limpieza de tu caldera.

4 señales de que la caldera necesita ser limpiada

En estos casos siempre se puede deducir que es necesario limpiar la caldera de gas butano:

  • Si la llama del quemador o piloto (si el equipo lo incluye) se torna amarilla o naranja en lugar del azul intenso propio de las llamas de gas butano. Una llama amarilla o naranja indica un quemador obstruido o sucio, o una mala combustión.
  • Si nota, cuando la caldera calienta el agua, hace un sonido internamente, especialmente en el área del serpentín o del intercambiador de calor. Esto sucede cuando la sal del agua caliente crea un residuo sólido dentro de dicho intercambiador. A medida que el agua se calienta, la materia suspendida se agita, golpea el metal y hace ruido.
  • Cuando la caldera no calienta el agua, aunque el quemador esté completamente encendido, no se observan otros problemas. De hecho, cuando todo funciona bien y la caldera sigue sin calentar el agua, es porque la báscula ha formado una pared entre el intercambiador de calor y el agua. Por lo tanto, el intercambiador no puede transferir calor al agua.
  • Cuando nota que sale agua caliente turbia de su grifo o ducha porque la acumulación de cal dentro de su caldera de agua se ha metido en sus tuberías.

Cómo proceder a la limpieza de una caldera de gas butano 

El tutorial de hoy trata sobre cómo limpiar un calentador de gas butano. No obstante, estos consejos se pueden aplicar perfectamente a todas las marcas de calentadores. Aun así, seguimos los consejos directamente del manual del calefactor siempre que sea necesario.

Paso 1: Apague el gas y cierra la llave del agua

El butano generalmente se envasa en cilindros más grandes o más pequeños. El cilindro es muy fácil de cerrar: simplemente gira la llave del tanque, probablemente en el sentido de las agujas del reloj, hasta que llegue al tope de cierre. Asegúrate de cerrarlo. Al hacerlo, se corta el abastecimiento de gas, lo cual es una medida de seguridad básica en el mantenimiento de cualquier equipo que utilice gas licuado como combustible.

Por último llegó el momento de cerrar el grifo de entrada de agua fría para la caldera. Una vez que haya terminado, puede pasar a quitar el calentador.

Paso 2: Desmontar Todo (o lo Necesario)

Para limpiar una caldera de gas butano, no es necesario desmontarla por completo. O al menos no si lo que buscas es limpiar las manchas. El desarme más básico (no completo) incluiría:

  • Retire la cubierta frontal, incluidas las perillas de control (si las hay) (según el modelo de caldera).
  • Acceso al quemador para limpieza sin desmontaje, o desmontaje del quemador si el inyector está demasiado sucio u obstruido para limpieza.
  • Quizás lo más importante: Descargue y retire el intercambiador de calor (serpentín en el caso del calentador), ya que es el componente que más probablemente acumula cal, minerales y desechos sólidos del agua.

Para saber exactamente cómo quitar estas piezas, debe consultar el manual proporcionado por el fabricante de su equipamiento.

Paso 3: Limpiar las partes sucias o densas

Para limpiar un calentador de gas butano, el manual de la marca recomienda utilizar agua limpia a presión siempre que no esté muy sucia o incrustada. Si hay suciedad persistente, las instrucciones recomiendan remojar las piezas a limpiar en agua caliente con detergente y luego lavarlas con agua.

El manual recomienda siempre limpiar el quemador con agua caliente y detergente, seguido de un enjuague con agua limpia. Si los inyectores de los quemadores están obstruidos, no se recomienda destaparlos insertando agujas o similar. Lo mejor es destaparlos con agua a presión o productos especiales. La inserción de una aguja u otro instrumento afilado aumentará el diámetro del orificio y puede inutilizar la jeringa.

Por otro lado, si hay sarro en las bobinas u otras partes del calentador, el manual recomienda usar un producto especializado para descalcificar también. Sin embargo, no podemos dejar de señalar que el vinagre casero es un gran aliado antical que todos tenemos a mano. Rellenar el serpentín con suficiente vinagre durante unas horas (quizás toda la noche) y enjuagarlo con agua corriente lo mantendrá perfectamente limpio y libre de cal.

Profesionales de la Limpieza